Boletín Informativo N° 299

Correpi
28.Nov.04 :: Boletines Inf. 2004

SUMARIO
1- Juicio al Escuadrón
2- Respuesta a Clarín: “Oportunidades”
3- Esquizofrenia o Demagogia
4- Represión del gobierno y las empresas
5- Marcha en Córdoba
6- Gases y balas de goma en Catamarca
7- Sol y Deporte
8- Los Pacificadores
9- Próximas Actividades

JUICIO AL ESCUADRON
El lunes se conoció la condena contra el jefe del escuadrón de la muerte, Hugo ‘Beto’ Cáceres, y su cómplice Alejandro Puyó. Por mayoría, el tribunal condenó a Cacéres a 22 añosde prisión y a Puyó a 19.

No solo se juzgó el homicidio de José ‘Nuni’ Rios, de 16 años, sino cómo funciona una verdadera política de eliminación sistemática de jóvenes pobres, con la complicidad de policias, políticos y muchos vecinos “decentes”.

CORREPI sostuvo al conocer la sentencia que no fue un regalo de la justicia, sino el producto de años de lucha contra la impunidad, en este caso encabezada por la familia Ríos junto a otros familiares organizados por nuestra organización y con el apoyo de organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos y del periodismo independiente, apostando a la movilización popular.

Desde el ángulo de la propia justicia del sistema se probó que Caceres era el ejecutor de una “limpieza social” que cuenta con simpatizantes, expositores y propangistas en nuestra sociedad.

La lucha no termina con la condena del represor Hugo Beto y su lugarteniente Puyó. El primero y otros integrantes del escuadrón deberán responder por otros homicidios. Fueron los propios jueces que dieron la razón a CORREPI y ordenaron investigar a la agencia de Cáceres como una asociación ilícita.

CORREPI también dijo a quien quisiera escuchar que existen otros escuadrones de la muerte. Parece que deben ser jueces burgueses los que confirmen nuestro juicio para que algunos atiendan a la realidad.

RESPUESTA A CLARIN: Oportunidades
Con motivo de la condena a los policías integrantes del Escuadrón de la Muerte de Don Torcuato, el periodista Héctor Gambini publicó en el diario Clarín una columna de opinión, en la que bajo el título OPORTUNIDADES, dice:

En la Argentina no hay pena de muerte. Los policías son funcionarios del Estado a los que se arma para que hagan cumplir la ley. Son entrenados en escuelas públicas para alcanzar el nivel profesional que esa función requiere. El Estado paga sus uniformes y cada bala que llevan encima. Saben que sólo pueden disparar si les disparan, o si está en peligro flagrante la vida de terceros. Y, aún así, también saben que tirar a matar es la última opción. La misión del policía es detener al sospechoso y entregarlo a la Justicia. Ni medio paso menos. Ni un cuarto de pisada más. O todo se invierte: ahora esos policías delinquieron. Otros policías los entregaron a la Justicia. Un tribunal los juzgó. Ellos protestaron. Apelarán. Es así: el sistema de todos contempla oportunidades que ellos nunca le dieron a su víctima.

Si algo se probó en este juicio, como nunca antes, es que en Argentina, Sr. Gambini, hay pena de muerte, claro que sólo para algunos. No está legislada, pero es el Estado el que la aplica, a través de sus agentes de seguridad, y con el aval más o menos explícito de todos los poderes.

El poder político que formó a los sargentos Cáceres y Puyó desde su ingreso a la policía en 1987, los mantuvo en la fuerza hasta principios de 2004, cuando la exposición pública de sus crímenes obligó al Ministerio de Seguridad a incluirlos en una de las promocionadas “purgas” de este año. Pero, ¿cuántas purgas y reestructuraciones tuvo la Bonaerense desde las primeras denuncias contra Hugo Beto, allá por 1993, o incluso desde julio de 2002, cuando fueron detenidos por el homicidio de Nuni? Hugo Beto y su escuadrón no son la excepción a la regla, sino su confirmación.

Jueces y fiscales intentaron en tres oportunidades archivar la causa Ríos, como sistemáticamente ocurre cuando el muerto es pobre y el homicida lleva uniforme, y se negaron durante años a investigar el accionar del escuadrón en un solo expediente, apostando a que la fragmentación de las causas disimulara su existencia. En los ámbitos legislativos, sólo se han aprobado en la última década leyes cada vez más represivas, ampliando hasta lo impensable para un autodenominado “estado de derecho” las facultades arbitrarias de las fuerzas de seguridad.

No fueron “otros policías” los que entregaron a Hugo Beto y su lugarteniente a la justicia. Fue la familia Ríos, fue la movilización popular, fue la lucha de años de organizaciones antirrepresivas como CORREPI, a pesar de los “otros policías”, de los jueces y fiscales, de los diputados, ministros, gobernadores y presidentes. A pesar de las amenazas, de los aprietes, del riesgo permanente que implica denunciar al brazo armado del sistema.

A Hugo Beto y a Puyó los metimos presos los mismos que encontramos al único policía detenido hoy por la Masacre de Budge; los mismos que encontramos al cabo Ramón Gastelú y al subcomisario Rojido, prófugos por la muerte en la tortura de un pibe de 17 años, sólo para que los jueces fueran garantistas (con los policías, siempre) y los excarcelaran, con lo que se volvieron a profugar. Los mismos que volvimos a encontrar a Gastelú, para que la Brigada Antiprófugos del ministro Arslanián entrara al barrio tocando la trompeta, cosa que el hombre se avivara y se escapara por tercera vez de sus colegas. Los mismos que somos “responsables” por la condena de un cuarto del total de uniformados que purga penas de prisión.

El sistema no es de todos, Sr. Gambini. El sistema es de unos pocos para oprimir a la mayoría. Las oportunidades que da el sistema nunca son para todos, son para los poderosos, y sus perros guardianes.

ESQUIZOFRENIA O DEMAGOGIA
A veces este gobierno resulta gracioso o patético. Es increíble como vocifera algunas cosas y hace otras. Ya alguien dijo que Kirchner no era un pingüino sino un tero, por que cacarea por izquierda y pone los huevos por derecha. Son innumerables las políticas del ejecutivo que endulzan los oídos de algunos “progres” que aún creen, mientras que en los hechos hacen todo lo contrario.

Esta semana se supo un par de nuevas. La primera, un pronunciamiento del Instituto Nacional contra la Discriminación que calificó al amigo de Blumberg, Medina (ver nota sobre Córdoba) como un discriminador por “estigmatizar a un sector social”. El INADI es un organismo estatal y depende del gobierno. Del mismo gobierno que recibe a Blumberg, solventa sus viajes y fundaciones autoritarias, y que sancionó todas las leyes “manoduristas” que propuso el empresario.

La otra, es el proyecto que desde el ministerio de Justicia se propone para el Código Penal. Es interesante destacar las palabras del ministro Rosatti que dijo que el objetivo de esta reforma es “reordenar los castigos” para dar “prioridad a la vida sobre la propiedad”.

Como decíamos antes, este gobierno que quiere tan dignos contenidos es el mismo que impulsó las reformas fascistas de Blumberg, que fomentó aumento de penas para cualquier cosa, que se negó a vetar las barbaridades al estilo de la sumatoria de penas, que reinventó un sistema de reincidencias por el cual un delincuente menor puede pasar más años de cárcel que un homicida.

Es este mismo gobierno que ahora viene con esta. O son incongruentes, incoherentes, disociados, esquizos o simplemente unos demagogos que quieren seguir engañando a los que quieren seguir viendo a K como algún Cámpora del siglo XXI.

REPRESION DEL GOBIERNO Y SUS EMPRESAS
Los trabajadores de la Unión Ferroviaria seccional Gran Buenos Aires Oeste dispuso un paro por 24 horas para exigir la inmediata reincorporación de un trabajador despedido arbitrariamente. La medida de fuerza que se cumplió en las ex líneas Sarmiento y Mitre incluyó el corte de las vías en la seccional Castelar.

Como represalia, la empresa ordenó a la policía bonaerense y a la seguridad privada de Trenes de Buenos Aires que repriman a los trabajadores. Los ferroviarios sufrieron ataques con postas de goma y gases lacrimógenos, e incluso hubo versiones de la utilización de balas de plomo, lo que no puede descartarse, sobre todo teniendo en cuenta cómo interesa a los gobiernos la relación con las empresas y el tratamiento que dispensa a las organizaciones populares. La represión resultó en 12 detenidos, entre ellos el titular de esa seccional, Rubén Sobrero.

Por otro lado se supo del despido de tres candidatos de la lista opositora de la Unión Ferroviaria por parte de la empresa privatizada Metropolitanos S.A. Se trata de una verdadera persecución sindical ya que al tratarse de trabajadores antiburocráticos, queda claro que se busca un gremio domesticado a la patronal que no se les ocurra, como a sus colegas de Castelar, parar por solidaridad obrera.

MARCHA EN CORDOBA
Cerca de mil personas, integrantes de organismos de derechos humanos, organizaciones sociales y universitarias, marcharon en plena ciudad de Córdoba y en dirección a la Casa de Gobierno, para oponerse a la política de seguridad del gobernador Jose Manuel de la Sota. Es de destacar que de la Sota, con la mediación de la blumbergmanía, llegó a acuerdos con el Manhattan Institute que promueve la doctrina de la tolerancia cero.

“Marchamos porque creemos que la política de la tolerancia cero agrava los problemas de seguridad, cuya raíz está en los delitos sociales, y porque pensamos que una política democrática debería trabajar para incluir a todos los cordobeses y no darle oportunidad a la policía para reprimir” dijo el compañero de HIJOS Emiliano Fessia.

Entre las organizaciones convocantes se encontraba La Luciérrnaga, compuesta por chicos que trabajan en la calle, la misma que la semana pasada repudió al socio de Blumberg y de la Sota, el chileno Carlos Medina, que es también el presidente del Manhattan Institute, quien calificó de terroristas urbanos a limpiavidrios y prostitutas.

A contrapelo de las exigencias de Blumberg, los manifestantes exigían Impunidad Cero, Represión Cero, Desocupación Cero, Inseguridad Cero, Hambre Cero, Ignorancia Cero, Enfermedades Cero, Desalojo Cero.

GASES Y BALAS DE GOMA EN CATAMARCA
El martes pasado desocupados y organizaciones barriales decidieron cortar la ruta provincial 33 en el departamento de Tafí Viejo en la norteña provincia de Catamarca. Reclamaban el cumplimiento de las promesas del secretario General de la Presidencia Oscar Parrilli, de construir dos guarderías para hijos de desocupados y dos cocinas solidarias, así como trabajo genuino, aguinaldo para planes sociales provinciales, y la entrega de bolsones de comida.

Para acallar las legítimas expresiones populares, una vez más actuaron los jueces y fiscales genuflexos. Por orden de la fiscal de Instrucción III, Patricia Olmi, la Guardia de Infantería cargó contra los desocupados. Como saldo de la represión 10 dirigentes piqueteros fueron detenidos y 20 fueron heridos por las balas de goma del gobernador Del Moral. Incluso algunos heridos han decidido no hospitalizarse por temor a ser privados de su libertad.

¿Se acuerdan cuando K decía que no iba a reprimir las manifestaciones con esta policía de gatillo fàcil?

SOL Y DEPORTE
El club tiene su sede de Olivos en la Avda. Libertador al 2100. Sus instalaciones están frente al río. Tiene una pileta olímpica de celeste cristalino, varias canchas de tenis, una de básquet, una pista de patinaje, un frontón doble y dos canchas de paddle. Infaltables las sombrillas y el quincho para comerse el asadito.

Un encantador y comodísimo club de ambiente familiar. Ideal para los más ancianos, a los que tanto bien hacen el deporte, el aire libre y el solcito de la primavera para reconfortar el espíritu. No es fácil llegar a la tercera edad, sobre todo en este país.

Estamos hablando del Círculo Militar y de varios milicos (Gamen, Amarante, Saa, Iriart y Devoto) que, por lo menos tres veces por semana, practican allí el ejercicio físico que la prescripción médica indica. Muy obedientes ellos para cuidar su salud.

Alespeite, en cambio, concurre al Club Hípico San Jorge en Hurlingham. Prefiere la equitación para hacer frente a los achaques propios de la edad. Todos ellos se encuentran “cumpliendo” la prisión preventiva que les dictó la justicia federal en la causa del Primer Cuerpo de Ejército, por los secuestros, torturas, homicidios y desapariciones forzadas que cometieron durante la última dictadura militar.

Sus arrestos son domiciliarios: los premios de la ley y los jueces por tantos años de “trabajo”. ¿Se podrá conseguir alguna bicicleta fija para instalar en el balcón de sus casas? No es justo que tan viejos y enfermos tengan que estar de acá para allá.

LOS PACIFICADORES
El gobierno no cesa de elaborar confusionismo cuando de represión se trata. Según Clarín del domingo 28 de noviembre, lanzará en estos días un grupo policial para reprimir las movilizaciones, con 600 policías perfectamente adiestrados con escudos, bastones y protección “robocop” en piernas y brazos. También con “disuasivos químicos” que producen los efectos del gas lacrimógeno a lo que se sumarán grupos de refuerzo con armas antitumulto.

La tramoya (sólo para consumo de idiotas) es que el comando tomará la denominación de “los pacificadores”. Es decir que, según el gobierno los “pacificadores” perdonarán la vida de los manifestantes y solo los contendrán (a palos) y los detendrán. Es extravagante que el ministro del interior Aníbal Fernández declare (como lo hacía, tiempo atrás su maestro Carlos Corach) que “la represión será sin armas; sin violencia y con respeto de los derechos humanos”. No matar -y no es nada seguro-, es para Fernandez pacificación y no represión violenta.

Los jefes de la división son el comisario Juan Carlos Migliozzi y el subcomisario Daniel Neira, que habían trabajado juntos en la custodia presidencial con Menem y De la Rúa y ninguno de los dos parece muy contento con la obligación de no llevar armas de fuego. Migliozzi, dicho sea de paso, es uno de los imputados por la masacre del 20 de diciembre.
“Los piqueteros están seguros de que yo no tengo armas pero nosotros, en cambio, no sabemos si ellos las tienen. Por qué tenemos que estar en esa desventaja”, se preguntaron en Clarín. Pensando así los jefes, quién puede garantizar que en la tropa no se usen armas escondidas o armas blancas.

El comando de “pacificadores” es un grupo de represión violenta contra el derecho de peticionar, que traerá como consecuencia más encarcelaciones de militantes obreros y populares y las condiciones ideales para que los asesinos se escondan tras el escudo de la “pacificación” y los “derechos humanos”, para esos derechos capitales que dicen Kirchner y Fernández que saldrán a las calles. ¿Qué dirán los progres y trasversales kichneristas? Que “los pacificadores” son un grupo antiimperialista…

PROXIMAS ACTIVIDADES

Todos los días, de 10:00 a 13:00, mesa POR UNA NAVIDAD SIN PRESOS POLÍTICOS frente a los Tribunales (Talcahuano 550). Bienvenidas todas las organizaciones con sus banderas y volantes.

8 de diciembre, 19:00, charla con la participación de María del carmen Verdú por CORREPI en Cabrera al 3.600.

10 de diciembre, 16:00, en Plaza de Mayo: presentación del ARCHIVO DE CASOS de Personas asesinadas por las FFSS y FFAA argentinas 1983/2004.

11 de diciembre, desde las 9:00, SÉPTIMO ENCUENTRO NACIONAL CONTRA LA REPRESIÓN Y LA IMPUNIDAD, en la Facultad de Filosofía (Puán 470).

CORREPI EN LA TRIBU, lunes 10:30 y jueves 18:30, semana por medio.
CORREPI en Radio Monte Hermoso 93.1 mhz, los domingos de 12:30 a 14:30.
CORREPI en el hall de la Facultad de Derecho, los jueves de 18:30 a 20:30.

CORREPI

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google