¡Juicio a la policía de Massa y Vidal!

CORREPI
01.Ago.17 :: Novedades - Actividades

El 13 de octubre del año pasado, en una estación de servicio de Benavidez, el chofer del Centro de Operaciones de Tigre (COT) Héctor Eusebio Sosa, secundado por Gustavo Castillo -que pertenecía a la policía Bonaerense- golpearon brutalmente a José Ojeda, un repartidor de harina que pidió si podían correr la camioneta para continuar con su trabajo. Ante esta situación, tres compañeros intercedieron para defenderlo y fueron detenidos junto a Ojeda por “resistencia a la autoridad”.

Pero ¿quién es Sosa? ¿Es un loquito suelto? ¿Fue un exceso que tuvo ese día?

Nada de eso. Como siempre decimos, no son casos aislados. Héctor Eusebio Sosa, como cabo 1° de la policía Bonaerense fusiló a tres pibes entre 1999 y 2006.
En febrero de 1999 asesinó a Víctor “Frente” Vital, de 17 años, a pesar de estar agachado y con las manos en alto, gritando “no tiren que me entrego”; Sosa disparó cuatro veces, que impactaron en el tórax, en la cabeza, en la axila y en la mano con la que se cubría la cara.
Y después tuvo total impunidad por este hecho. No solo fue absuelto, sino que el Estado lo premió con el ascenso a Sargento.
En la nochebuena de 2006 volvió a matar. Esta vez, a Jonathan Lorenzo, de 19 años, y a Jorge Martínez, de 24, quienes iban en moto junto a otro pibe. Sosa los persiguió en patrullero, y no solo les vació su cargador entero, sino que también les disparó con el arma de su compañero. Jonathan recibió tres disparos en la espalda y Jorge otros tres en la nuca. Y adivinen qué: también fue absuelto.

Ese es Sosa, ya viejo enemigo conocido para nosotros. Pero tampoco nos podemos olvidar que a José Ojeda también lo golpeó Gustavo Leonel Castillo, un sargento de la policía Bonaerense, que se aprovechó de la impunidad que le da el uniforme.
Sin embargo -y esto vale la pena remarcar para situaciones futuras-, gracias a que el hecho fue filmado y se viralizó rápidamente, a la solidaridad de los vecinos, y a la movilización popular, finalmente sentamos en el banquillo a Sosa y Castillo.

Por eso convocamos a todos y todas a concentrar los días 2 y 4 de agosto en la estación de San Isidro para movilizar al Tribunal N°3 de San Isidro; tribunal que tiene un gran historial en materia de garantizar la impunidad a represores (el mismo que absolvió a Sosa en el 2005 por el homicidio al “Frente” Vital).

Por José, pero también por el Frente, por Jonathan, por Jorge y por todas/os las/os pibes asesinadas/os por el aparato represivo del Estado, ganemos las calles. Porque sabemos muy bien que el único camino para lograr una condena y ponerle un freno a la impunidad y la represión es la organización y la lucha en la más amplia unidad.

CÁRCEL COMÚN Y EFECTIVA PARA SOSA Y CASTILLO

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google