Boletín Informativo N° 352

Correpi
03.Dic.05 :: Boletines Inf. 2005

SUMARIO
1- Perpetuas para el gatillo fácil
2- Ceguera
3- Libertad al compañero Roser
4- Más criminalización de la protesta
5- Justicia para Leonardo Molina
6- Acto en Plaza de Mayo: actualización del Archivo
7– Golpiza a obreros de Zanón
8- Próximas Actividades

PERPETUA PARA EL GATILLO FACIL
La semana trajo dos prisiones perpetuas para casos de gatillo fácil. En distintos lugares del país, en diferentes circunstancias, hubo dos durísimas condenas para policías que decidieron fusilar. Los casos fueron uno en Capital Federal y el otro en Río Negro.

El primer caso: el de Lisandro Barrau, de 24 años, asesinado por la espalda por el policía de la Federal Matías Tarditti. El hecho fue en la madrugada del domingo 13 de junio de 2004 en pleno Palermo llamado Hollywood. Lisandro manejaba una moto Honda XR600 en compañía de un amigo. En una esquina de ese coqueto barrio porteño tres policías de la Federal se le pararon en el medio de la calle y uno de ellos intentó manotearlos al pasar a su lado. Se escuchó un silbato y, enseguida, un disparo que impactó en la espalda de Lisandro Barrau y provocó su muerte.

El verso de la cana fue que la moto era sospechosa y que Lisandro y su amigo ignoraron la orden de detenerse que les dieron los policías, que estaban haciendo un “servicio prevencional de robos en restoranes”. Por supuesto el tiro, dijeron, fue accidental.

El Tribunal Oral Criminal no creyó esta remanida versión y lo condenó por homicidio agravado por la pertenencia a una fuerza de seguridad, como reclamó el fiscal Chakkass.

En el otro caso, la Cámara Segunda del Crimen de Río Negro también condenó a perpetua a tres policías de la policía local que mataron a un colega en un asalto. Ocurrió el 19 de diciembre de 2004. El agente Mauricio Cornejo, de 21 años, cumplía servicios adicionales en el supermercado de “Todo” de Bariloche cuando entraron a robar cuatro sujetos armados y con pasamontañas. Patearon la puerta y atacaron al custodio, disparándole un tiro en la nuca. Se robaron 30.000 $. Los cuatro eran policías.

Al día siguiente el cabo Javier Marifil se suicidó en el baño de la Brigada de Investigaciones de Bariloche, cuando iba a ser detenido. Marifil dejó una nota en la que se hacía cargo de haber matado al custodio y daba los nombres de sus cómplices: los policías Diego Montesino, Héctor Ossés y José Riffo.

Dos situaciones disímiles, dos motivaciones también diferentes: el de Buenos Aires con ánimo represor, el rionegrino con intención de robo. Dos agravantes del delito de homicidio pero con protagonistas idénticos. Policías. Que no son loquitos sueltos, ni hechos aislados, ni son derivación de la dictadura militar.

CEGUERA
No hay peor ciego que el que no quiere ver. Escuchamos a Hebe Pastor de Bonafini decir en la Plaza de Mayo, respecto de la nueva ministra de Defensa Nilda Garré: “Nilda Garré, una compañera de hierro, una compañera que los milicos se van a tener que cuadrar para entrar a su oficina, lo que me parece una maravilla. A ella le mataron el marido delante de la cara, ella sabe muy bien qué es lo que pasó; fue una militante comprometida siempre. Así que también estamos reagradecidas con el nombramiento de Garré.”

Sra. Pastor de Bonafini, las que seguramente no estarán “reagradecidas” con el nombramiento de Garré serán las madres de Mauro Ojeda y Francisco Escobar.

Le recordaremos quienes eran: Francisco Escobar, cartonero de 25 años. Muerto por una herida de arma de fuego calibre 22 en la avenida 3 de Abril de Corrientes, al pie del Puente Gral Belgrano el 17 de diciembre de 1999. Mauro César Ojeda: 18 años, no tenía empleo, y había pasado la semana subiendo agua al puente para proveer a los autoconvocados que lo cortaban desde el día de la asunción del gobierno de la Alianza.

Probablemente la Sra. Hebe Pastor de Bonafini, o la ministra Nilda Garré, no se acuerden de Ojeda y Escobar. Los mataron las balas de los gendarmes al mando de los comandantes Chiappe y Caruso, enviados por el Ministro del Interior Federico Storani a “pacificar” la provicnia de Cortrientes para que su interventor Ramón Mestre pudiera asumir el cargo.

Storani era también el jefe de Nilda Garré, su viceministra hasta que tuvieron que echarla por un escándalo más en la causa AMIA.. Probablemente la oradora de los jueves en la Plaza no quiera ver que su “compañera” Garré formaba parte del ministerio de donde salieron las balas para matar a Ojeda y Escobar y sembrar de sangre al pueblo correntino. O simplemente no le importe.

Tiene razón, Sra. Madre de Plaza de Mayo. Nilda Garré “sabe muy bien lo que pasó” en Corrientes ese 17 de diciembre de 1999. Sabe que la gendarmería a las órdenes de su ministerio fusiló al pueblo correntino. Como lo sabía un año después, cuando 25 familiares de víctimas de la represión policial le entregaron la copia del Archivo de Casos en su quinta actualización, y ella tuvo el descaro de decirles que “no le constaba que fuerzas nacionales hubieran cometido crímenes en el curso de ese año”.

Esa experiencia, seguramente, ha formado parte de su curriculum a la hora de resultar ministeriable.

LIBERTAD AL COMPAÑERO ROSER
Por fin se terminó la farsa, y el compañero Gabriel Roser recuperó la libertad. El fiscal tuvo que levantar la acusación cuando aún faltaban testigos por declarar y la justicia debió admitir que la causa contra Gabriel fue fraguada por la bonaerense, con la aquiescencia del poder judicial. Que había sido instrumentada para sacarlo del medio. Que su condición de pibe pobre combativo y militante era el delito por el que inventaron la denuncia que lo tuvo preso por más de un año y medio.

Es una forma magnífica para “limpiar” a aquellos que “joden” en los barrios. Qué mejor que armar una causa contra un militante y ya que estamos “cerrar” algún “choreo” cometido por algún amigo de la seccional.

Roser, de 27 años, integrante del Movimiento Unidad Popular, había sido detenido por policías de la comisaría 6ª de Tolosa el 29 de abril de 2004, durante un allanamiento que se realizó en su casa. Marcelo Toni, un supuesto comerciante de la zona (también policía) ofició de acusador para “guardar” a Gabriel y criminalizar su trabajo social.

Con la “ayuda” del inconstitucional “álbum de malvivientes”, el buchón lo marcó como uno de los tres hombres que cinco días antes lo habían asaltando. En su primera declaración había hecho una descripción que poco tenía que ver con la de Gabriel.

La foto de Roser había sido tomada en la seccional el 25 de febrero de 2004. Antes y después de esa fecha el joven había sido llevado a la comisaría varias veces con la excusa de “averiguar su identidad”. Se la tenían jurada y la doble A fue la excusa para armarle la causa.

La declaración de Toni, como la de su amigo Casaña, fuen tan incongruente y contradictoria que marcó la punta de las enormes irregularidades que en el juicio oral demostró la defensa de Roser. Los testimonios de los policías, en especial del subcomisario Mikaulinas -amigo del denunciante Toni- arrojaron luz sobre la persecución.

El juicio comenzó el 29 de noviembre y varios compañeros de CORREPI acompañaron el trámite judicial y fundamentalmente la vigila callejera. Saludamos la libertad del compañero y la decisión de haber denunciado desde un primer momento su condición de preso político.

MAS JUDICIALIZACION DE LA PROTESTA
Ya no basta con hacer caer el código penal en los sectores desocupados que luchan. Desde hace un tiempo el poder político tambien criminaliza a los trabajadores ocupados que se paran frente a la burocracia sindical, la patronal y el estado.

Esta semana estuvo signada por el conflicto de los aeronavegantes por mejoras salariales y de condiciones de trabajo. Pero le tocó al fiscal Carlos Cearras la parte represiva del paro.

Cearras inició una denuncia para que se individualicen los “agentes gremiales que promueven” las medidas de fuerza y se determine si por esos actos peligra la seguridad aérea. Además el representante del ministerio público - cuidándole los bolsillos a los empresarios- quiso que se determinen las pérdidas económicas.

Para el fiscal federal había que investiguar si la medida de fuerza que llevaron adelante técnicos y pilotos de Aerolíneas Argentinas afectó la seguridad aérea, si puso en peligro a los pasajeros y si se configura alguno de los delitos que penan la interrupción del servicio aéreo.

Cearras caratuló el legítimo derecho de huelga como “delitos de sabotaje, daños e interrupción de las vías de aeronavegación”.
Para fiscales genuflexos como Cearras el art. 14 bis de la Constitución Nacional no existe.

JUSTICIA PARA LEONARDO MOLINA
El martes se realizó una nueva marcha por la muerte de Leonardo Molina, joven asesinado en Villa Diamante con evidente complicidad policial, ya que fue un policía quien, previo pago de varios miles de pesos, se ocupó de ocultar el cuerpo durante meses.

Se congregaron alrededor de 200 personas y como ha sido tradicional se marchó a la casa del asesino y del encubridor del homicidio. Al estilo de cualquier escrache, la vivienda del policía sufrió las consecuencias de servir de morada a semejante cretino: Llovieron huevos y pintura, lo que sirvió para que la policía bonaerense se apersonara a proteger al represor.

Posteriormente se movilizó hasta la Comisaria 5ª de Villa Diamante. Como detalle de color se destaca que el jefe de calle Ariel Dominguez quería saber si la protesta estaba organizada por la CORREPI, porque ene se caso, decía, iba a haber “quilombo”.

Al llegar a la comisaría se leyó una carta denunciando la complicidad de la policía en el caso y al retirarnos se tiraron un par de huevos contra la dependencia.

ACTO EN PLAZA DE MAYO: 10ª ACTUALIZACIÓN DEL ARCHIVO
En 1995, en una ronda periodística, el entonces ministro del interior Carlos Corach fue preguntado por las denuncias de asesinatos de gatillo fácil y muertes en la tortura difundidos por CORREPI. Su respuesta, “No existe el gatillo fácil, sino la noticia fácil”, motivó que de inmediato nos abocáramos a sistematizar toda la información entonces disponible sobre personas asesinadas por las fuerzas de seguridad para demostrar la real envergadura de las políticas represivas del estado con datos precisos. En diciembre de ese año, en un pequeño acto en Plaza de Mayo, presentamos el primer ARCHIVO DE CASOS DE PERSONAS ASESINADAS POR LAS FUERZAS DE SEGURIDAD EN ARGENTINA 1983/1995, con 282 casos de gatillo fácil y de asesinatos por la tortura o en cárceles y comisarías relevados. Para diciembre del año 2004 serían 1684 casos totales.
Desde entonces, sistemáticamente actualizamos el Archivo, y cada año hacemos un acto en la plaza donde denunciamos la represión en todas sus vertientes, con particular énfasis en la que se descarga de manera casi invisible para la “opinión pública” sobre la clase trabajadora ocupada y desocupada a través de dispositivos de control social en poder de las policías y demás fuerzas de seguridad.

Lo que comenzó siendo una humilde recopilación de “casos” es hoy una efectiva herramienta de concientización que utilizamos permanentemente para denunciar la política represiva del estado, y el acto de su presentación anual se fue constituyendo con el paso de los años en una de las actividades centrales de nuestra organización, de los familiares de víctimas que la integran y del conjunto del movimiento antirrepresivo. Es que no se trata de un lastimero recuento de las víctimas de la policía, ni de un acompañamiento solidario y simbólico a sus familiares: es la denuncia más concreta que se da, año a año, de la continuidad de las prácticas represivas desde 1983, y de la necesidad objetiva creciente del estado capitalista de disciplinar a los pobres, de reprimir a las mayorías para imponer sus políticas de opresión, explotación y hambre. También se refleja cada diciembre el avance popular en la lucha antirrepresiva, a medida que cada vez más compañeros y organizaciones caracterizan que es un capítulo más de la lucha de clases, y no un mero reclamo sectorial ajeno a la confrontación permanente contra la burguesía.

Desde CORREPI entendemos que este año el acto de presentación del Archivo reviste particular importancia frente a la realidad que vivimos. La falta de trabajo, de salud y educación, el alza constante en los precios y en las tarifas son productos inevitables del sistema capitalista, como también lo es la represión, herramienta imprescindible para contener la bronca del pueblo. Es por eso que este gobierno ha votado las leyes antiterroristas, que permiten perseguir y encarcelar con mayor facilidad a aquellos que llevan adelante luchas políticas, como los “terroristas sanitarios” del Hospital Garrahan, o los “violentos inadaptados” que destruyen locales de bancos y empresas multinacionales cuando el genocida viene a controlar que todo marche sobre ruedas en su semi-colonia. También por eso este gobierno no ha cesado de endurecer, con las leyes “Blumberg” y similares, el sistema penal, triplicando la población carcelaria compuesta casi exclusivamente por jóvenes y pobres a los que, además, se imponen condiciones infrahumanas de alojamiento, cuando no se los asesina como en Magdalena.

La represión a los sectores en lucha este año no ha tenido descanso. Por suerte sin muertos, los trabajadores han resistido brutales agresiones en todo el país, como ocurrió con los trabajadores del subte, los ferroviarios, Crónica, SIMECA, FOETRA, Tango Meat, Telam, etc. Este año hemos asistido al incremento de militarización de las calles, a la prohibición a reclamar, a cercos policiales evitando el acceso a la plaza tanto en la capital del país como en la capital de la provincia de Buenos Aires, a feroces represiones en Mosconi, Santa Cruz y La Rural, por nombrar algunos. Gabriel Roser está cumpliendo una condena sin siquiera haber sido juzgado, en Santa Cruz siguen presos Cristian Ruiz y Claudio Gealletti, y el único condenado por la Masacre de Puente Pueyrredón es Hernán Gurian.

En pleno auge de los “nuevos aires” kirchneristas de diciembre de 2003 el Archivo sirvió para probar que el gobierno recién asumido mató más gente de mayo a noviembre de ese año que cualquiera de sus antecesores en igual período, dato cuidadosamente disimulado por los medios de comunicación. En diciembre de 2004 demostramos que el que ya se hacía llamar “el gobierno de los DDHH” mataba una persona cada 55 horas en la tortura, con el gatillo fácil o en una cárcel.

Este año la tendencia es la misma, y creciente. Los datos objetivos destruyen de raiz la propaganda oficial de un gobierno que, como la mayoría de sus aliados continentales, no duda en encarcelar luchadores al tiempo que fusila en los barrios y tortura en las comisarías “preventivamente”. El 9 de diciembre a las 17:00 llevaremos a la Plaza de Mayo el informe 2005, y realizaremos un acto en el que, creemos, deberían tener activa presencia todas las organizaciones interesadas en enfrentar la política represiva del estado con el mismo compromiso que enfrentan el resto de las políticas de hambre, entrega y opresión.

GOLPIZA A OBREROS DE ZANON
El domingo 27 de noviembre, un grupo de personas entre los que se encontraban dos obreros de la fábrica Zanón de Neuquén tuvieron un simple intercambio de palabras con el propietario de un local comercial. Inmediatamente se hizo presente la policía de la Comisaría Tercera de esa ciudad y sin la menor explicación, la emprendieron a los golpes contra los ceramistas. Las víctimas, en esta ocasión, Carlos Retamal y Héctor Mora.

No es la primera vez que esto ocurre y los obreros de Zanón volvieron a ser blanco de ataques. La discusión fue aprovechada por la policía para descargar su odio de clase contra la gestión obrera. Apenas los efectivos se hicieron presentes atacaron al grupo de personas que se encontraban en el lugar, entre ellos, a los dos obreros. Las clásicas camisas que hoy son un símbolo de gestión obrera, permitieron a los uniformados reconocer a los ceramistas y ello despertó la furia policial. La brutalidad de los golpes que fueron dirigidos contra Retamal y Mora no se repitió con el resto de las víctimas.

“Se notó que fue intencional el accionar de la policía. Cuando llegaron, empezaron a golpear a varias personas pero la crueldad se despertó contra los compañeros al darse cuenta que ellos eran obreros de Zanon”, declaró un trabajador de Zanon.

Tras lo sucedido, el Sindicato Ceramista (SOECN) junto a los obreros de Zanon se movilizaron el martes a la Casa de Gobierno Provincial y a la Comisaría Tercera para repudiar los hechos y escrachar a los organismos responsables.

PRÓXIMAS ACTIVIDADES

VIERNES 9 DE DICIEMBRE, 17:00, EN PLAZA DE MAYO, ACTO DURANTE EL CUAL PRESENTAREMOS LA DÉCIMA ACTUALIZACIÓN DEL ARCHIVO DE CASOS DE PERSONAS ASESINADAS POR LAS FUERZAS DE SEGURIDAD EN ARGENTINA.
Participarán y serán oradores representantes de comisiones internas y cuerpos de delegados antiburocráticos en lucha que sufren hechos represivos; compañeros de organizaciones políticas y sociales represaliados y criminalizados por luchar; compañeros y organizaciones de defensa de lospresos políticos; compañeros y organizaciones antirrepresivas del interior del país y familiares de víctimas de la represión del estado en sus diferentes modalidades (gatillo fácil, tortura, asesinatos en cárceles, etc.).
Porque no es un policía, es toda la institución. Y porque el “gobierno de los DDHH” asesina con el gatillo fácil y la tortura más que cualquiera de sus antecesores desde 1983, y el pueblo se organiza y lucha.

CORREPI EN FM LA TRIBU (88.7), lunes 10:30 y jueves 18:30, semana por medio.
CORREPI

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google